6 oct. 2008

El verano que hicimos las américas

El viaje de 2008

Sería bonito recordar los años por viajes, al menos así piensan los viajeros empedernidos, los que gustan de conocer culturas, sabores, olores, y territorios nuevos, independientemente de su idioma, bandera, color u olor...así esta siendo desde el 2002, donde el viaje duró un año e incluyó numerosos destinos. Siempre me gustó viajar, pero ese año viajar se convirtió en una necesidad vital. En el 2003 fue Sicilia, después el Interrail, con San Sebastián, París, Estrasburgo, Burdeos, después París con Marta, Grenoble, Turin, Lisboa con los chavales...viajes todos que por si mismo merecen centenares de post y comentarios, pero el de este año ha sido el viaje a U.S.A, un viaje que desde que era pequeño quería hacer. Siempre tuve curiosidad por la American Waylife, y este año surgió la posibilidad de ir animado por una visita a Noelia que está en Miami...al principio el viaje iba a ser a Miami, pero una vez en Estados Unidos sería casi pecado no ir a New York, así que se lo comenté a Jorge y nos pusimos a organizar el tinglado...se apuntó Pedro...en estas llegamos a septiembre y comenzó el viaje.

Nueva York.

Me encantó, es una ciudad que hay que ver, estar en ella y pasear por sus calles, es como si la hubieses visto en infinidad de ocasiones, pero aun así te sigues impresionando. Como sus gentes se integran con los millones de turistas que deambulan por las calles y conforman una identidad propia que se basa en la mezcolanza de culturas, tradiciones, costumbres y religiones diferentes...(cuanto queda por aprender en España, donde nos rasgamos las vestiduras por la construcción de una mezquita y nos alarmamos porque vengan a buscarse la vida personas con otro color de piel u otro acento...). Si me preguntasen que es lo que mas me gustó... el paseo en barco a la estatua, Times Square por la noche, y sobretodo el musical de El Rey León en Broadway, con una puesta en escena inigualable, y Central Park, alquilar una bici y pasar horas recorriendo sus rincones es imprescindible para el visitante, después hubo infinidad de momentos como las cervezas en Hard Rock Cafe, El Bubba Gump, los paseos por Wall Street o las cenas en el Soho...

Miami.

Tras seis días y 5 noches caminando sin parar, acostándonos tarde y levantándonos temprano, nos tocó el turno de ir al sur, rumbo a Miami, allí nos esperaba Noelia, la niña de las montañas, tan jovial, alegre y social como siempre, si la amistad se personificase en alguien, ella sería la elegida. Allí nos esperaba la celebración de mi 27 cumpleaños, inolvidable, un paseo en barco fantástico, un calor de justicia, y una ola inesperada que acabó con mi primera cámara de fotos digital...después la afamada Miami Beach, diferente al resto de las que he visto, me gustó, me encantó, la ciudad también esta muy bien, muy peculiar, avenidas enormes, coches enormes, mucha mas tranquilidad que en Nueva York, como si fuese un pueblo gigante, y la comida mucho mejor que en Nueva York, el momento Sundys at Nikky Beach estuvo muy chula y la posterior visita a su calle mas famosa fue muy divertida, que diferente es todo... una muestra de lo que es Miami se puede ver en C.S.I Miami, y en Dexter. Tras unos días en Orlando (que comentaré mas tarde), fuimos a los everglades a ver cocodrilos, el parque en si era bastante cutre, pero impresiona ver los alligator y los cocodrilos en su hábitat, las aguas infectadas de estos bichos...como les daban de comer una pala mecánica de pollos y como engullían los muslos tras cuatro meses sin probar bocados y como salían del agua centenares de ellos para comer...muy guay, pero lo mejor, el paseo en air boat que nos brindó un guía, mezcla de cocodrilo dundee y Hulk Hogan, (Don't touch my boat, me dijo con pisotón a la tapa de la caja y chascarrillo cuando traté de poner a salvo mi cartera y móvil en el compartimento de los salvavidas!!!!!) desde que sigo a H he esperado ese momento...lo que ha faltado de Miami ha sido ir a los cayos y hacer submarinismo...quizás en otro momento o otro lugar...

Orlando.

Tras unos días en Miami decidimos acercarnos a Orlando, esta en el mismo estado, Florida, pero eso no quita que sean 4 horas de viaje en coche. En Orlando, básicamente fuimos a ver los parques de atracciones que hay alrededor de una decena, vaya que aparte de eso y de los Orlando Magic, no creo que haya mucho mas, aculturalmente hablando claro... Noelia, como es como es, decidió acompañarnos, y con ello nos alegró el viaje, se pidió días libres y nos pusimos en marcha. El primer día fuimos a Magic Kingdom, el famoso disneylandia del que de pequeño tanto hablaba...pero hacía un par de años había estado en el Euro Disney Parisino y la sorpresa fue mayor, a pesar de eso, el día fue estupendo, lo pasamos muy bien, fotografiando todo lo fotografiable y montándonos en todo aquello que veíamos. El segundo día llegó el plato fuerte, Universal, genial, atracciones super modernas, cine en 4D, montañas rusas con fuego, velocidades de vértigo...me impresionaron sobre todo la atracción de los Simpsons y la de Spiderman, ambas de realidad virtual. Así concluyó nuestro viaje a Orlado, imprescindible si te gustan los parques de atracciones, aunque faltaron la MGM, uno de animales, otro de agua...quizás en otra vida.

Y lo peor, la despedida, con el cansancio acumulado y una previsión de más de 24 horas de viaje, en Nueva York conseguimos adelantar nuestro vuelo de las 21 a las 18, ganamos esas tres horas que perdimos en Madrid...y de allí, a Málaga, donde me esperaba Marta, en el piso nuevo, con nuestra vida nueva, la pobre no ha venido este año, aunque el año que viene espero que si lo haga a donde vaya, porque tengo claro que algo haré, quizás no un viaje tan grande, pero quiero viajar!!!!!!!!!!!

Y hasta aquí este post. Un perlita de lo vivido dos semanas tan intensas.

viaja, vive, n'importe avec qui, n'importe ou, n'importe comme!!!!!!!!!!!

À Bien Tot!!!!

No hay comentarios: